Chihuahua, capital del estado, es una contemporánea metrópoli industrial, comercial y de servicios, que ha integrado a su ambiente urbano el extraordinario legado histórico, arquitectónico y cultural que la ha distinguido durante siglos, tanto en sus actividades cotidianas como en sus fiestas y atracciones turísticas.

Palacio de Gobierno y Museo a Hidalgo
Esta obra que data de 1882 es la más distintiva de la arquitectura de Chihuahua, realizada totalmente en cantera ocre, representa el mestizaje de la cultura española con la indígena y fue promovida por el gobernador Luis Terrazas.

En su planta baja alberga el museo dedicado al Padre de la Patria, Miguel Hidalgo y Costilla, a escasos metros del sitio en donde fuera fusilado. El Museo de Hidalgo se compone de dos pasillos en donde por medios audiovisuales, el visitante conoce los principales hechos históricos de nuestro país.

Centro de Patrimonio Cultural Museo Casa Chihuahua
Esta edificación histórica fue sede de distintos propósitos. Primero fue el Colegio Jesuita y más tarde Palacio Federal, su templo fue demolido para abrir la calle Libertad y resguardó la Casa de Moneda de Chihuahua, preservando el calabozo y la escalera de caracol que conducía a la que fue la prisión del Cura Hidalgo. Actualmente es el Centro de Patrimonio Cultural Casa Chihuahua, un espacio orientado hacia la conservación y difusión del patrimonio histórico, arqueológico, artístico y natural que brinda al público actividades artísticas, académicas y culturales, como exposiciones permanentes y temporales, consulta de acervos y archivo histórico.

Museo del Mamut
Este interesante recinto debe su nombre a que alberga los restos de un mamut, icono de la era glacial, que vivió en estos territorios hace 20 mil años, localizados hace apenas 30 años en las zonas aledañas a la ciudad de Camargo. Se exhiben también algunos restos de impresionantes animales de la era, como ancestros de los venados y un tigre dientes de sable.

El Gobierno del Estado rescató este edificio histórico, que fue utilizado como escuela en 2004, y lo cedió en comodato al Patronato del Museo de Paleontología. El museo ofrece un viaje a través del fin de la era Jurásica y el principio del reinado de los mamíferos durante la era Cenozoica.
Grutas Nombre de Dios

Las Grutas Nombre de Dios se encuentran ubicadas en la parte norte de la ciudad, en el Cerro del Caballo. Magníficas por su naturaleza, son un ejemplo de la belleza que se esconde bajo la tierra. Cuenta con 12 cámaras mayores y numerosos salones pequeños, angostos y alargados donde destaca el acertado acondicionamiento, en que se respetó la forma y estructura original de las cámaras.

Su trayecto interior tiene una longitud de 1,492 metros y llega a una profundidad máxima, desde la entrada original hasta el punto más bajo, de 82.3 metros. Su humedad interior varía del 30% al 70%.